29 de noviembre de 2006

torpe... si... también puedo ser torpe...

Iba pa la casa del Naco a la que ya había ido antes con el Exánime Rastafario, por ir junto a este verde personaje, el viaje fue un poco más interestelar de lo que yo me imaginé.

Le había prometido al lisiado que le iba a comprar un bonice de guanábana... cosa que no pude hacer porque primero hacía un frio de mierda y los bonaiceros no habían salido a vender.
Así que paramos en una tienda, en el barrio del susodicho lisiado. En la tienda no habían bonaiseses de guanábana, así que compramos 3 rojos. Y bajamos a su casa.

La cosa es que yo no me acordaba cuanto habíamos bajado esa tarde... La conversa me tuvo entretenida y el frio de los bonaises en las manos más todavia.
Así que llegamos, conocí al Naco, pasamos una tarde de muchas risas y me regresé a la civilización con el cadaverico.

Quise repetir la hazaña de pasar riendome tanto tanto tanto que me duelan los cachetes y la panza de tanto reirme, y como mi huequeado horario me lo permite, el Martes decidí ir a ver a quien cae parado y no llora.

Llegué al barrio y me baje del bus apenas vi una tienda conocida... (la tienda de los bonaises) y me di cuenta que no me acordaba si es que había bajado más en el carro o si sólo habíamos caminado un chance... Así que baje y subí por ese tramo de la calle a ver si es que encontraba a los millones de pekineses propiedad de Don Naco.
Pero nada de pekineses por esos lares.
Aprovechando la nueva compra del celular, y que además tenía saldo (claro... tenía mensajes gratis al comienzo) decidí llamar a Mr. Postración:

-Adivina quien está perdida en tu barrio??

Me explicó como llegar. Y llegué.

Dejénme explicarles, que el Naco ta postrado en su cama porque se resbaló en un puente encima de una cascada y se rompió las piernas.

Entré a su cuarto y sin querer, golpeé los dedos de sus pies con mi gigantesca mochila. (Acto de torpeza No.1)
El día fue pasando, entre Teleamazonas, Telesistema, el 10/10, los Super Campeones, etc...

Llegó Don Rasta, y compartió un poco de su sabiduría teacheceíca y mis actos de torpeza empezaron a aumentar en intensidad.

Por alguna extraña razón, me pasé golpeando como mil veces con la antena de la televisión (Acto torpe No. 2)

Cuando era ya hora de comer, el Señor Cadaver, ya habiéndo conocido con anterioridad la cocina del Naco supo exáctamente donde estaban los platos, yo... yo me demoré tanto, que mejor le pedí al Mort que me enseñe donde mismo estaban los platos antes de que se vaya (Acto torpe No.3)

Habían pasado algunas horas cuando ya estabamos completamente asqueados de la programación nacional, así que decidimos jugar pleysteishon "Resident Evil". Empezamos a jugar, y yo en ya mi extrema torpeza, no podía controlar al muñequito, y cada vez que tenía que correr DE los zombies corría A los zombies (Acto torpe No.4)

De nuevo me golpeé contra la antena de la tele (5) y cuando ya nos ibamos, salía yo con mi mochila, cuando la mamá del Naco dijo que podía traerme hasta la U, dejé mi maleta abajo... Salimos por la puerta de arriba (6).

Mejor ni cuento lo que pasó en la universidad... La lista se haría interminable...

Pd. Este post me he demorado casi tres días en hacer... definitivamente la U me está quitando el tiempo de más!

3 comentarios:

dark ikari dijo...

la verdad parece que ese dia estabas descuidada, sera que te impresiono naco que no te concentraste¡?

hay dias asi, besos gaby.

Santhros dijo...

Tranqui, Gaby, a veces hay días en que uno camina con algo de torpeza, pero luego eso pasa.

Oye, cierto, mi dirección de correo es cadcompsa@gmail.com. No me llegó tu correo a hotmail. Besos, Yo.

beto dijo...

bakán tu nota! hoy estaba mataperreando en el internet en busca de algo bueno para leer y me he encontrado con algo muy urbano, muy quiteño, de alguna forma me sentí pertenecido a la historia, es muy bakán pensar q en las letras y los espacios hay olores, colores, sensaciones y en tus escritos veo mi ciudad y cosas muy particulares de Quito. bakán.
beto