7 de abril de 2009

-extraño a mi enano-

Es que la casa se siente sola y vacia sin él, sin sus ruidos, sin sus pedidos, sin sus constantes llamadas...
Es como que todo estuviera de colores más cafeseses... no sé... extraño tenerlo acá.

Se fue el sábado, y todas las tardes ha llamado para pedir permiso para un día más. Cuelgo y lloro.

Estoy acostumbrada a su presencia. Y me duele su ausencia...

Quiero chocolates. Pudín de chocolate.

8 comentarios:

Estertor dijo...

Escucha algún BUEN merengue del calibre "se anotó un virao" y verás cómo te alegras por 4:09 minutos.

yo misma dijo...

al menos sabes que está pasando bien, en algo alegra que él esté feliz!!!!

Chopan dijo...

nada que cualquiera te diga va a ser que se calme el síndrome de madre sin su hijo... volverá, pero.

ánimo ahi.

Miguel dijo...

Lo bueno se hace esperar.
Y mientras más, mejor se pone.


besos

nat dijo...

Ya va a regresar. Y la sonrisa y los ruidos te llenarán otra vez. Paciencia!!!

Nati Wolf dijo...

¡Pudin de chocolate! eehh

Ánimo, que ya prontito lo tendrás de nuevo contigo =)

El Apestado dijo...

No repetir´lo que han dicho hasta el momento, más bien. vé a la tienda y atragantate de chocolate y leche condensada...

Kodama San dijo...

Ooh!!, y a dónde es que lo mandaste? seguro está bien y feliz!!. Así que tranquila, mejor, por un lado, tienes más tiempito para ti :D