2 de julio de 2008

-another one rides the bus-

Ya de por sí tener que viajar entre 8 y 10 horas desde Quito a Guayaquil y viceversa ya es cansado... Hacerse el viajesito cada 15 días es más cansado aún... Claro que tiene muchísimas cosas positivas. Aprendí por ejemplo que aunque viajar en el día me tomará 10 horas, nada podía superar los paisajes de la costa del país. Y además aprendí que cuando uno sube a Quito, es más fácil ir adaptándose a la altura mientras viaja.

Pero éste Lunes, tomamos el bus de las 10 de la noche en Transportes Ecuador. El bus número 41 para ser exáctos.
Desde que nos subimos supimos que no iba a ser un viaje placentero... El bus olía a una combinación de sudor y cansancio humano bastante repugnante.
Pénsamos que nada podría superar ese olor, hasta que cuando cerré la ventana de mi asiento, pequeñas cucarachas empezaron a correr por los vidrios y a esconderse donde más pudieron.
Ya nada podía ser más repugnante que las cucarachas, hasta que de pronto empezamos a sentir el picor en nuestros cuerpos de mínimas pulgas recorriéndonos...
Ya para este momento ya parecía que no tendríamos salvación, hasta que en el asiento detrás nuestro justo hablaban de la salvación... Un par de muchachos cristianos (Jesus loves you but everyone else thinks your an asshole) hablaban del amor de Jesús y de la juventud cristiana de Quito, mientras escuchaban música cristiana en su radio...

El bus empezó a andar... La radio estaba sintonizada al parecer en "Radio Cucaracha" porque no había un solo sonido agradable que saliera de esos parlantes. Claro que eso quedaba desarmoniosamente hiriente para nuestros oídos junto con el sonido del acelerador... Un chillido estridente que iba modificandóse de super agudo a hiper agudo según el cambio de marchas.
Ya nada podía ser peor... Hasta que descubrimos el sonido de los frenos... Parecía que cada vez que el chofer frenaba iba cayéndose parte del bus...
Cuando llegamos a las curvas de Santo Domingo enserio temí por nuestras vidas. El tipo cogía las curvas a tal velocidad que pensaba que algún rato el bus iba a virarse y a caer por la quebrada...

Pero bueno... A pesar de todo llegamos sanos y salvos... Los cuatro...

9 comentarios:

Au Pair dijo...

Los 4?? quienes nomas viajaban???
Y ya me imagino el viacrucis que te toco! pobre, pero vale la pena o no!

Atrapasueños dijo...

ja!!!

eso no es nada!!!

yo viaje dia y medio para llegar a bogotá viendo un poster gigantesco de jesucristo durante todo el camino

es mas cuando te vayas a esmeraldas en un carro repartidor de la coca cola hablamos

juas!!!

Gringuita Quiteña dijo...

Amo a mi pais, sus paisajes, viajar por carretera, pero detesto a los buseros!! por suerte a veces Yo si me podia dormir como piedra si viajaba por la noche, sino te juro que me daba un ataque.....!!! peor en las curvas de Sto Domingo!! ayayayy

papito0 dijo...

pues que bueno que no te paso nada, aki tambien los buseros son nada mas y nada menos que un pasaje al otro mundo (no todos, eh) pero si la mayoria, pase por tu blog, bastante interesante, saludos

Ludovico dijo...

Yo he prometido no ir en autobuses a GYC. Never

Ludovico dijo...

Yo he prometido no ir en autobuses a GYC. Never

Venus dijo...

Por dios te juro que te entiendo, me paso algo asi también, no tan extremo, pero es feo viajar en bus. Como dicen por arriba Ecuador es hermoso, pero tambien odio a los buseros. Es una de las cosas que me gusta de Europa, viva los trenes =)

yo misma dijo...

Pucha la próxima grítale al chofer que transporta personas!!! qué bueno que llegaron bien.... los 4. cuando te hagas eco pon porfa la fotito!!

Kuroneko dijo...

¿No era another one bites the dust?
(perdón, es en lo único en que puedo pensar ahora).