10 de septiembre de 2008

-escuela para padres-

Anoche llegué al climax de la iluminación canabica.

Me di cuenta de que cuando nuestros padres nos tuvieron, pensaron que eramos el bebé más lindo, más hermoso y mientras ibamos creciendo, pensaron que eramos el/la niñ@ más inteligente del mundo. Y es ahi cuando ellos se propusieron las metas que nos pondrían...
Nos quisieron poner de meta un Ph D en Física Cuántica y quien sabe que otras cosas más... claro... eramos el/la niñ@ más inteligente...

Pero no se dieron cuenta que siempre en el camino encontraríamos a un niño o niña mas hermoso que nosotros y que a su vez ese conocería otro niño más hermoso... Igual con los niños inteligentes, luego nos encontraríamos con alguien más inteligente que nosotros y con alguien más inteligente que el que era más inteligente que nosotros...

Somos niños normales... Nada fuera de lo común, y muchos de nosotros sabemos que tenemos muchas limitaciones, algunas que pueden ser superadas, y otras que no nos interesan superar.
Nuestros padres nos pusieron barreras muy altas...
Querían más de nosotros... Y nosotros llegamos hasta donde pudimos y frustramos a nuestros padres.

Hoy como madre, pienso dejar a mi hijo en la libertad de escoger sus propias metas. No imponerle una profesión o algo que sé que no lo haría feliz. Voy a darle el camino pero no le voy a exigir llegar hasta donde el no pueda llegar, si no hasta donde él quiera llegar. A donde pueda llegar.

¿Será que funciona?

11 comentarios:

So dijo...

Supongo que funciona, mi mamá nunca se propuso a si misma las metas para mi vida.
y claro, ella me creia la mas bella y la mas inteligente, obvio que no lo soy y prueba es que me equivoco una y otra vez día a día, pero lo importante es que voy llegando no hasta donde puedo sino hasta donde quiero, y mi má no está frustrada sino feliz y orgullosa... me sigue creyendo la mas bella e inteligente aun sabiendo que siempre hay otros niños haciendo fuerte competencia.

iPab dijo...

Que gran madre por el amor a Dios.

Jimmy dijo...

Dejalo libre y soñar, uno no debe llegar hasta donde otros quieren que llegue uno, siempre es bueno llegar hasta donde uno quiere... eso es felicidad creo yo ;)

Saludos

Kodama San dijo...

Pues mis padres esperaban mucho más de mí en cierta época y claro, así como no nacemos sabiéndolo todo como hijos, terminamos haciendo muchas cagadas; de todos modos, ahora, que ha pasado ya el tiempo y que ya yo estoy con mi vida en otro sitio, ella se siente bastante orgullosa así como yo de que todos mis sueños de a poco se van cumpliendo; así que creo que voy a soñar un poco más, sino no voy a tener qué ir realizando jejeje.

Yo creo que si funcionará eso con tu hijo; es más, apoyarlo en lo que desea lo hará crecer aún más de lo que él mismo se ha de imaginar ;)

Saludos!

Ludovico dijo...

Clap clap clap

Elizhah dijo...

Siempre le di la contra a mi madre y jamas hice eso con mi padre por temor sin embargo cada dia intento ser mejor madre con mi hijo y no cometer los mismos errores del pasado

Carlos dijo...

...mis padres nunca ni se sospecharon que su hijo sería un Rey, juas!

Roberto dijo...

Gaby, no puedo sino sumarme a tu opinión. Lo mismo exactamente hago con mi hijo.

Dorn dijo...

A mi todo lo contrario, mis padres me decían lo fea que estaba, lo tonta que era y lo inútil que sería estudiar algo porque ni conseguiria trabajo ni mucho menos galán. Creo que todo extremo es malo, no hay nada como ver la realidad en nuestros hijos y ayudarlos a ser mejores. Hacerles ver sus capacidades y también sus defectos y darles pautas para que ellos elijan lo que quieren ser y hacer.

Edd dijo...

Es un crimen exigir a un hijo ser lo que no quiere. Pero empujarle, exigirle un poco más de sus fuerzas y que trate de llegar los más lejos posible es deber de un buen maestro y más aún de un buen padre, así termine de villano de la película. El vástago sabrá agradecer por eso

LuLLy, reflexiones al desnudo dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo
Hola Gaby!! Es una excelente decisión, los míos dejaron que fuera yo misma y eso hoy lo valoro en grado sumo.

Un abrazo desde mi alma!