23 de mayo de 2008

-uno de los peores miedos-

No me considero una mujer miedosa... Creo que de vez en cuando me pongo paranoica y que creo que todo el mundo está en mi contra y a veces me da ganas de no volver a salir de mi casa jamás... Pero no creo que por miedo... Si no por pura locura no más.

Si es que me preguntan a qué le tengo miedo pues tengo que confesar que lo que más me asusta es que alguien/algo le haga daño a mi hijo.
La verdad es que desde que él llegó a mi vida, temo un poco por la mía... Por que jamás quisiera que esté sólo... Y que yo no pueda vivir para ver como crece y las siguientes cosas que él hará en su vida y me haga sentirme orgullosa (o no) por ellas.

El miércoles tomamos el bus de las 6:40pm desde Quito a Guayaquil. Un poco avanzados en la carretera el señor busero muy emocionado por la velocidad que había alcanzado se vió forzado a frenar de golpe. Gran golpe fue el que se dió contra el carro que estaba frente a el. Se le partió el parabrisas, el apestoso olor a liquido de frenos quemado invadió el bus, y obvio, todos los pasajeros asustados y cabreados, insultando al chofer.
Ya ni como dormir el resto de la noche en el bus.

Llegando a Santo Domingo, el señor busero, se dio cuenta que sus llantas humeantes no llegarían muy lejos y cambió una de cuatro.
En Babahoyo, cambió otra más, así que por lo menos había 50 - 50 de posibilidades de llegar a Guayaquil a salvo.

A la final, un viaje de 8 horas, tomó 11. Pero llegamos. Y llegamos vivos.

Creo que el peor miedo que tuve durante el peligroso viaje fue no saber como proteger a mi hijo de un posible choque y sus posibles consecuencias.
Sin saber como tomarlo entre mis brazos para que todo me golpee a mi y nada le llegue a él.
Y el miedo impresionante de no llegar a mi destino y no poder ver a mi hombre que amo...

¿Existirá algún miedo peor a este?

6 comentarios:

juanpi dijo...

pues la verdad q no, yo tambien siempre tengo ese miedo cuando ando con mi hijo,
Uno siempre trata de darle lo mejor pero a veces no depende de uno sino de las imprudencias de otros q afectan a terceros.
Te hubieras cambiado de carro en babahoyo ya q las cooperativas aca son un poco mas seguras me hubieras avisado y te hubiera llevado pa la estacion.
Cualquier cosa avisaras.

Ludovico dijo...

Yo me bajaba en sto domingo. Viajar con el orate ese?? never

Nati Wolf dijo...

Oh Gaby, eres una súper mamá y eso se te admira mucho =)
Creo que no hay miedo que pueda superar a ese. Pienso que ese mismo miedo es el que tiene mi mamá y por eso no me deja viajar a otras provincias =P y bueno, con toda la razón del mundo.

Afortunadamente llegaste bien con tu pequeñín.

Saludos

Pitonizza dijo...

Cuando sufrí un accidente en un viaje que hice, lo primero que se me pasó por la cabeza fue mi hija, la idea de dejarla tan pequeña me dio más pánico que los moretones y la nariz rota. Gracias a Dios no me pasó nada, sin embargo, el oficial del bus falleció. Estuve a punto de pedirle la llave del baño para hacer pipi. Dios quiso dejarme en este mundo para seguir guiando a mi pequeña. Creo que a todas las mamás nos aterra dejar a nuestros hijos.

Au Pair dijo...

wao, que suerte que llegaste bien!! te juro a mi me da mucho miedo viajar hacia la costa! tengo pavor que algo le pase al carro o que otro carro se venga sobre el que voy yo y los que viajan conmigo, te juro no me gusta, aparte que me mareo y todo, pero bueno.
Creo que tus miedos son justificables, que madre no haria eso por sus hijos dime tu! tranquila que nada te pasará, tu hijo te dará nietecitos y los veras crecer y serás una mujer muy feliz!

Di dijo...

En efecto, creo que le miedo más grande no es lo que le pueda pasar a uno, sino lo que le pueda pasar a los que uno ama...